¿Qué es Vox? – hoja informativa – castellano

Vox es un nuevo partido político, liderado por el hasta ahora eurodiputado del PP Alejo Vidal Quadras y el ex dirigente del PP vasco, Santiago Abascal, que se presenta a las elecciones europeas.

Esta hoja explica el peligro que representa este partido populista de derechas.

Si leemos su programa electoral, sus propuestas con respecto a inmigración, circulación de personas y fronteras son similares a las de la mayoría de partidos conservadores europeos, por lo que se podría suponer que no es un partido de extrema derecha o de ultraderecha.

Sin embargo, en la primera asamblea de Vox, se condenó el hecho de que la Constitución española asuma la existencia de los sindicatos de clase; se habló del cambio climático como una “tomadura de pelo”; el secretario general, Santiago Abascal, rechazó el aborto sin excepciones… El eje central de Vox es su insistencia en lo que antes se llamaba “España: Una, Grande e Indivisible”. No sólo se opone a un referéndum en Cataluña —y a su posible independencia— o a propuestas federales; quiere liquidar incluso el sistema actual autonómico. Sus miembros declaran que “defenderemos nuestra herencia colectiva frente a los expoliadores separatistas con todas las consecuencias”. Por si hubiera alguna duda respecto a estas “consecuencias”, Vidal Quadras ha pedido al PP una intervención armada contra Cataluña.

Parece que estas actitudes han convencido a conocidas personas provenientes de la derecha abiertamente fascista a entrar en o apoyar a Vox, tras el fracaso de los intentos de hacer una lista española ultra potente o con un mínimo de posibilidades de obtener escaños. Repasemos algunas de estas figuras.

Fascistas en las filas de Vox

Pablo Barranco, ex dirigente de PxC

Uno de los vínculos más evidentes de ultras españoles que han entrado en Vox es Pablo Barranco. Este antiguo Secretario General de Plataforma por Cataluña (PxC), va de número 47 en la candidatura de Vox.

Vox_Barranco
Barranco, con traje claro, en un acto islamófobo de PxC en Badalona.

Tras romper con PxC, Barranco creó el partido Vía Democrática que presentó candidatura en 10 municipios catalanes en las municipales de 2011, en las que él salió elegido concejal en Sant Just Desvern. Hace más de un año que el partido Vía Democrática estaba congelado y Barranco ha reaparecido ingresando y constando como candidato en Vox.

Ariadna Hernández, del centro nazi Tramuntana

La coordinadora de Vox para Barcelona es Ariadna Hernández; aparece en la lista electoral de Vox como número 7. Hernández fue la coordinadora catalana del partido populista Sociedad Civil y Democracia (SCD) creado por alguien tan legitimado para criticar el “sistema” y la “casta política” como el ex banquero Mario Conde. El pasado octubre, siendo dirigente de SCD, Hernández comenzó a frecuentar el centro nazi Tramuntana, en el barrio barcelonés del Clot, y a participar en sus actividades.

Vox_AriadnaTramuntana
Hernández, a la derecha de la foto, junto al concejal de PxC, Alberto Sánchez
Vox_AriadnaTramuntana2
Hernández, a la izquierda, jugando con el concejal Alberto Sánchez

En febrero pasado, Hernández lideró el paso de la mayoría de militantes de Barcelona de SCD hacia Vox, partido del que fue nombrada coordinadora provincial, lo que compatibilizaría con su participación en los actos del centro nazi del Clot.

Yolanda Couceiro Morín, de Minuto Digital
También ha entrado en Vox la editora de la página ultra Minuto Digital, Yolanda Couceiro Morín. Después de haber militado en el PP vasco, en 2010 Couceiro Morín apoyó a Josep Anglada y a PxC, participando en sus actos y creando entonces la sigla España y Libertad que ella lideraba con el ánimo de ser una de las marcas hermanas de PxC en España.

Vox_Couceiro_Quadras
Yolanda Couceiro Morín arriba con Vidal Quadras y abajo en un acto con Anglada.
Vox_couceiro_anglada
Vox_YolandaM_Angel-Bordas
Arriba, Yolanda Couceiro Morín, en un acto por el 12-O, con Ángel Bordas de Foro Sevilla Nuestra y un representante del grupo nazi, Democracia Nacional. Abajo, otra foto de su álbum.

Sítulo Yolanda

Tras la salida de Pablo Barranco de PxC, no sólo apoyó a Barranco, sino que Couceiro Morín fue candidata de Vía Democrática en la lista del Vendrell a las elecciones municipales de 2011, en la que ocupó el honorífico último lugar.

Blas Piñar Pinedo

Otro conocido militante de la ultra derecha española, que después de militar en varias de las variadas y divididas siglas ha ingresado en Vox, es Blas Piñar Pinedo, autor de diferentes libros de claro contenido ultra, y nieto del líder histórico de la ultraderecha española. Asistió a la primera asamblea de Vox  y explicó después su ilusión ante las declaraciones más derechistas.
Blas Piñar VOX

En Twitter, Blas Piñar firma como Blas Piñar-Vox, @bpinarpinedo.
 

Javier Cortés Lucena

Vox_Cortes
Javier Cortés Lucena: a la izquierda con Ángel Bordas; a la derecha como representante de Vox.

Javier Cortés Lucena, hasta fechas recientes dirigente del xenófobo Foro Sevilla Nuestra, es un conocido dirigente ultra andaluz que ha ingresado en Vox y que ocupa el número 18 en su lista para las europeas. El Foro Sevilla Nuestra está vinculado al Partido X la Libertad (marca española hermana a PxC) que preside Ángel Bordas, antiguamente candidato del grupo nazi, Democracia Nacional.

 Vox y la amenaza fascista

Todo lo que se ha explicado no quiere decir que Vox sea un grupo fascista igual que Democracia Nacional o el MSR, pero el potencial que presenta para abrir camino a ideas más derechistas es innegable. Vox representa una amenaza para la democracia y la convivencia.

Las propuestas de Vox son de por sí muy de derechas; con sus campañas el partido intentará promover estas visiones retrógradas. En la medida en que Vox gane apoyo, existe el riesgo de que partidos institucionales —el PP, por supuesto, pero también quizás algún otro— giren más a la derecha para recuperar votos.

Sobre todo, los partidos como Vox abren el camino a partidos realmente fascistas. En una situación de crisis, y con el desencanto hacia el sistema político y partidista actual, puede haber diferentes respuestas progresistas, que van desde los intentos de recuperar o reformar este sistema hasta propuestas de ruptura hacia nuevas estructuras democráticas. Vox plantea una ruptura en el sentido opuesto, en principio mediante las instituciones, pero como indica la activa participación en sus filas de personas procedentes de la extrema derecha clásica, no hay ningún cortafuegos entre el populismo de derechas de Vox y el auténtico fascismo. Más bien Vox abona el terreno para este fascismo.

Esto es precisamente lo que ocurrió en Grecia. El partido populista de derechas, LAOS —creado como Vox por figuras provenientes del principal partido conservador— llegó a más del 7% en las últimas elecciones europeas, en 2009. Poco después se hundió, y su voto pasó casi íntegramente al partido nazi, Amanecer Dorado. Otro ejemplo es el partido populista xenófobo de Países Bajos, el PVV de Geert Wilders, que ha formado una coalición electoral con el partido fascista francés, el Front National.

En resumen, por su ideología; por la fuerte presencia en sus filas de personas de extrema derecha; y porque alimenta el fascismo, hay que rechazar a Vox. Ninguna persona que defienda la democracia debería darle su voto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s